Estas Haciendo Televisión

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

Mateo 28: 19-20

Presentar un culto desde donde estés es comunicar de una manera diferente el mensaje que tienes.

Durante años la televisión se ha especializado en mejorar la experiencia y en moldear como los mensajes deben ser vistos y comprendidos.

Ahora que hemos sido forzados a cambiar de medio para comunicar nuestro evangelio desde un lugar remoto hay varias consideraciones que nos pueden ayudar al cambiar para hacer streaming (cultos en vivo).

Planea una experiencia completa

No estás haciendo un montón de pedacitos, hay que generar una unidad estableciendo la importancia de ver la presentación completa y no solamente el mensaje.

Desde el inicio genera interés de ir descubriendo que has prepara hoy para ellos. Reúne experiencias de personajes que hayan pasado por problemas y plantea como los resolverían hoy, busca testimonios entre su comunidad de como enfrentan este momento e insta a orar y mantener la esperanza.

Un culto a distancia debe tener subidas y bajadas, momentos que emocionen y momentos de reflexión, momentos de platicar de lo que está haciendo la iglesia y momentos de compartir esperanza, momentos para saludar a niños y jóvenes y momentos de orar juntos.

Planea y menciona cuanto tiempo de duración tendrá la reunión, menciona si deberán contar con su Biblia, hoja y plumas o si hay algo extra que deban tener con ellos durante la reunión, también menciona actividades y cosas que deberán evitar durante la reunión.

¿Hacer televisión es manipulación?

Lo será si es lo que está en el corazón de la iglesia, las iglesias bíblicas buscan transmitir el evangelio y llevar el reino de Dios hasta lo último de la tierra. Si este sigue siendo el motivo del trabajo que tu iglesia tiene y has puesto en manos del Señor la labor que vas a realizar, ten por seguro que se verá reflejado en lo que buscas hacer.

¿Es igual transmitir un culto que verlo en la iglesia?

No. Cuando ves un programa de televisión este  está diseñado para que no te vayas, para que debas verlo completo para no perderte de nada.

Como se hace esto:

Ponle un título para que la gente cuando lo busque lo encuentre, colócalo en un canal de You Tube con el nombre de la Iglesia y localización Geográfica (Ejem. “Iglesia Resurrección” en Coacalco)

Además de la fecha, coloca el nombre del mensaje del día para que lo ubiquen si lo quieren volver a ver o enviárselo por mensaje a los demás.

Presenta el culto, describe la importancia de verlo completo y realiza una oración donde invitas a todos en casa a estar reunidos para orar unos por otros y mantenerse unidos como iglesia para la celebración del culto.

Retroalimentación e interacción

Provee una forma de comunicación para que al mismo tiempo que llevas a cabo el culto ellos puedan expresarse y saber que son escuchados.

Puedes usar un teléfono con Whats App o un chat.

De vez en cuando menciona algunos de los mensajes enviados o genera un espacio casi al final para orar por las necesidades de la iglesia.

Actividades de la Iglesia

Muestra evidencia de las actividades que continúa realizando la iglesia y la necesidad de la participación y compromiso de todos para alcanzar las metas comunes.

Sea claro con lo que solicitas y destaque si necesitará participación personal de los hermanos, cubrir necesidades en especie o con aportaciones monetarias, mencione cuando y como. No hacerlo le hace pensar a la gente que el liderazgo de la iglesia ya se encargó y no se acercará a participar.

Si ya se cubrió la necesidad presenta evidencias y agradece.

Si no quieres comentarlo en la transmisión menciona que les llegará por mensaje de texto, correo o donde lo pueden encontrar, para esto tendrás que hacer un mayor seguimiento para tener resultados y producirá menos participación e involucramiento.

El mensaje

Si está lidiando con una iglesia que solamente está presente en el mensaje divídalo.

Presente una introducción y llámelos a reflexionar en esta parte del mensaje, presente actividades, presente una alabanza relacionada o algún resultado de un ministerio y después vuelva al mensaje. Integre su programa de culto de manera que la gente participe y vea cada una de las partes y reflexione.

Prepara actividades de reflexión para niños y jóvenes que puedan ser atendidas entre semana pero menciónelas e intégrelas para que sepan que hay interés en ellos.

Cierre del culto

Cierre el culto con otra oración que invite a la unidad, la esperanza y la importancia de ser luz al mundo desde donde estamos.

Invite a la congregación a estar en contacto, a contar con amigos para orar y destacar que la iglesia somos todos.

Brinde formas de comunicación con el liderazgo de la iglesia y sus ministerios y colóquelos donde ellos los puedan encontrar fácilmente después de la transmisión.

Comparta la responsabilidad

Habrá personas que le puedan ayudar a planear el culto y a transmitirlo, busque dar variedad a sus cultos, apóyese en otros que sepan más de medios y transmisión y le permitan concentrarse en lo que usted realiza en su llamado.

Enséñelos a llevar el culto

Debes de moldear su relación con la iglesia para que la congregación aprenda a participar, se acostumbre y se acerque.

La instrucción debe ser intencional y bien planeada. Es posible que no todo salga bien la primera vez, prepárese para tener alguna actividad de respaldo si algo no sale bien.

Si te gusta tener más control genera un culto grabado y editado previamente y solamente realiza la oración final y la lectura de los mensajea por separado.

Espero que estas recomendaciones ayuden a planear sus primeras reuniones virtuales.

Miguel Jiménez Flores

Subdirector de Proyección Institucional

Seminario Teológico Bautista Mexicano

El Seminario de Lomas Verdes

Cambio de Paradigma en la Comunicación de la Iglesia

Parte de la crisis que experimentamos en estos momentos se debe al cambio de paradigma de comunicación.

Anteriormente la comunicación era frontal, presencial y físicamente relacional.

En estos momentos tenemos el desafío de reorganizarnos y desarrollar habilidades que no estamos acostumbrados a utilizar y para las cuales tal vez no nos hallamos capacitado.

Para nuestros congregantes sucederá exactamente lo mismo, deberemos mencionarles las recomendaciones para esta nueva forma de relación entre los participantes de la iglesia.

En las relaciones a distancia debemos comenzar por establecer varios puntos que nos permitan ponernos de acuerdo:

·         Somos iglesia pues tenemos objetivos comunes

A través de los años hemos compartido metas y objetivos que nos han unido en un plan que Dios tiene para nosotros y lo estamos cumpliendo de común acuerdo. Conectemos la motivación y hagámoslo impulsando la parte emocional para mejorar el estado de ánimo de nuestra congregación.

Es también este un buen tiempo para recordar esos objetivos comunes y plantear alguno nuevo que pueda estar naciendo en este tiempo.

·         Intensifiquemos la comunicación

La frecuencia será también un factor importante en esta nueva forma de relación.

Debemos aumentar la frecuencia para mejorar la relación, diario, 3 veces por semana entre semana, devocionales en las mañanas o por la noche.

Es importante establecer patrones fáciles de recordar y que presenten una razón de por qué hacerlo.

Estudiemos algo juntos, oremos unos por otros, compartamos nuestras memorias favoritas que nos definan, recordemos nuestros logros, afiancemos nuestras futuras metas, permitamos una mayor participación de nuestras ovejas.

·         Concentrémonos en lo manejable

Hagámonos cargo de aquello que, si podemos manejar y sabemos hacer, visualicemos cual será la forma en que podamos desarrollar o adecuar en nuestras posibilidades los nuevos retos, estamos en un tiempo de nuevas soluciones.

·         Busquemos el lado positivo de funcionar a distancia

En este tiempo retomaremos algunas formas de relación menos utilizadas que pueden generar participación de personas que antes no habían encontrado un foro para hacerlo.

En el primer siglo la comunicación escrita resultaba esencial para la comunicación entre Pablo y las iglesias, podemos promover parte de la comunicación de esta manera.

Tenemos también muchos recursos a nuestra disposición como Pinterest, You Tube, Instagram, etc.

·         Enfaticemos las necesidades de la Iglesia

Las responsabilidades que tiene la iglesia con la comunidad no se han detenido, es por ello que nuestra congregación debe recordar y comprometerse con los ministerios con los que estábamos laborando.

Pago de sueldos, aportación de despensas, comedores comunitarios, agua, luz, teléfonos, internet, etc., continúan siendo responsabilidades que se siguen atendiendo.

Nuestra labor en este punto deberá ser facilitarle a la congregación el entregar los diezmos y ofrendas de manera sencilla y ágil.

Depósitos a cuentas bancarias en tiendas de conveniencia, transferencias bancarias, cuentas en Paypal deberán de ser presentadas a través de nuestra página web, en las transmisiones en alguna red social o comunicadas a través de grupos de Whats App o correo electrónico.

No es recomendable recibir las ofrendas en el templo en un horario específico pues es algo que deberíamos anunciarlo públicamente y puede prestarse a asaltos.

Expresemos las necesidades de la iglesia lo más claro posible y esto hará que la congregación comprenda la importancia de sumarse a los esfuerzos.

También comuniquemos que metas ya hemos cumplido pues generará confianza de que los recursos están bien invertidos y seguirán participando de manera regular.

·         La salud emocional

La congregación debe seguir percibiéndonos cercanos, la falta de contacto físico y el cambio de representación de física a virtual puede afectar la parte emocional, debemos sobrealimentar los sentidos que están utilizando nuestros participantes, oído y vista, citemos de vez en cuando los otros sentidos para emplear ejemplos que recuerden el uso de estos sentidos, un olor un sabor, una sensación que active recuerdos y provea una experiencia más completa.

Hable de sus sentimientos, busque empatía en lo que su congregación experimenta y brinde esperanza en el futuro, incrementemos la importancia de contar con una relación emocional.

·         Seguimos evangelizando

Las crisis acercan a muchas personas a buscar a Dios, a través de los medios de comunicación que posee nuestra iglesia estaremos alcanzando a muchas personas que no se habrán atrevido a pisar nuestros templos. Prepara también para ellos un lugar donde puedan saber cómo es tu iglesia, como pueden sumarse, participar y ser escuchados, coloca en tu página web, Facebook y You Tube el plan de salvación.

·         Seamos creativos

Un cambio en la comunicación nos presenta la oportunidad de desarrollar nuevo contenido para presentarlo de forma distinta en los medios que vamos a utilizar, refrescar nuestra imagen nos invitará a mejorar y movernos hacia adelante.

Mantengámonos en contacto.

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.”

                                                                                           Josué 1:9 (RVR1960)

¿Está completa la identidad digital de su iglesia?

El Seminario de Lomas Verdes

Aunque nuestra iglesia es una agrupación de personas y no un templo, necesitamos darnos cuenta que para nuestros hermanos y nosotros mismos la iglesia tiene una imagen en nuestra mente.

Igual de importante es registrar el nombre de nuestra iglesia como el ensamblar la identidad digital de la misma.

Se debe contar con una imagen digital para que nuestros congregantes nos encuentren fácilmente y para comunicar proyectos, mensajes, el alcance y trabajo de nuestros ministerios y buscar llegar hasta lo último de la tierra.

Contar con una identidad digital también es parte del orden de nuestra iglesia.

Lo recomendable es comenzar con un correo electrónico pues es el equivalente de nuestra acta de nacimiento. Con él podremos registrarnos en todas las demás plataformas, lo ideal es que al menos 2 personas tengan acceso a él para atender los mensajes que lleguen y en caso de que alguno falte el otro pueda acceder.

Siempre es más adecuado contar con un correo independiente al correo del pastor para atender la iglesia esto le brinda independencia e intimidad al pastor y la oportunidad de dar una mejor atención a la congregación.

Una vez obtenido el correo podremos utilizarlo para registrar nuestra página web o blog desde donde podremos publicar los datos generales de nuestra iglesia. Busquemos un lugar accesible para hospedar nuestra página o blog (hosting) que no sea difícil de mantener en la parte de mantenimiento y en la económico.

Las páginas de redes sociales nos ayudarán a mantener la comunicación con los distintos tipos de congregantes que recibimos, algunos les gusta asistir al primer culto a otros al segundo, unos asisten a los cultos de oración y otros asisten a reuniones de jóvenes. En el internet sucederá igual.

Algunos buscarán el Facebook de la iglesia, otros buscarán las fotos de las actividades en Instagram y otros preferirán leer en twitter los devocionales propuestos por el pastor.

Si existen plataformas que no se pretendan usar todavía es preferible registrarse y dejarla vacía (siempre guardando los nombres de usuario y password en un lugar seguro para no olvidarlos y que se pueda acceder fácilmente a ellos), si nosotros no la registramos corremos el riesgo de que alguien de la congregación o fuera de ella la registre y la promueva como la oficial y perdamos control de ella.

Dentro de la identidad también podemos incluir un teléfono exclusivo para la iglesia con WhatsApp.

Este nos servirá para que aquellos que solamente quieran enviar texto también puedan ser atendidos.

Recuerde que contar con los medios y no atenderlos puede llevarnos a pérdida de confianza e interés.

Genere publicaciones a ritmos constantes y el número de usuarios crecerá.

Mantengámonos en contacto.

Desde el Seminario

Miguel Jiménez Flores

Subdirector de Proyección Institucional